Nuestra Historia

Fue en 1873 cuando se produjo la primera cosecha de aceite en Arroyovil, la finca de olivos de la familia Martínez-Bordiú situada a los pies de la Sierra Mágina, en Jaén.

Conde de Argillo es un aceite de oliva Virgen Extra de variedad picual, resultado de la tradición, esfuerzo y cariño de cinco generaciones que desde hace más de un siglo trabajamos para obtener la mejor calidad de uno de los mayores tesoros de España, el oro líquido.

Nuestro principal objetivo es asegurar la máxima calidad del producto y para ello realizamos todas las fases del proceso como son la recolección, producción, envasado y comercialización, garantizando una perfecta trazabilidad en todo el recorrido del mismo.